BLOG
27Nov

Las cuatro mejores universidades del mundo para estudiar ADE

Imaginemos que nos ha tocado la lotería (para eso hay que comprar un cupón, ¡si no no hay forma!) y que podemos elegir la universidad que queramos. Si nuestro sueño es cursar Administración de Empresas, hoy os traemos las cuatro mejores universidades del mundo en las que estudiar si el dinero no es problema.

  • STANFORD BUSINESS SCHOOL

Esta universidad situada en Palo Alto (California) fue fundada en 1890 por un empresario ferroviario y gobernador del estado, Leland Stanford y su esposa Jane. Hasta cincuenta años más tarde se mantuvo en un segundo plano, pero su reputación internacional fue creciendo con los trabajos de investigación de sus profesores y estudiantes, sobre todo en el ámbito militar y empresarial.

universidad stanford

A día de hoy puede presumir de haber formado a veintisiete premios Nobel en áreas de la Economía, Física, Química y Medicina y es considerado uno de los diez mejores campus de Estados Unidos para estudiar ingenierías, economía y derecho.

Por sus aulas han pasado la actriz Reese Witherspoon, Mitt Rommey, Sigourney Weaver, Tiger Woods, Larry Page, Sergey Brin o Chelsea Clinton entre otros, aunque no todos acabaron los estudios que comenzaron.

  • HARVARD BUSINESS SCHOOL

Creada en 1636, tiene el honor de ser la institución de enseñanza más antigua de Estados Unidos y cuenta con más de 20.000 estudiantes entre sus pregrado y postgrado en su campus de Cambridge, Massachusetts. Desde mediados del siglo pasado se considera un centro de investigación moderna e innovadora y su influencia ha tocado a muchas instituciones educativas americanas.

universidades harvard

Si tienes la suerte de estudiar allí, podrás visitar su biblioteca de más de quince millones de volúmenes, la mayor biblioteca académica de EEUU y la cuarta de todo el mundo.

El actual presidente de Estados Unidos estudió allí, así como Al Gore, Bill Gates, el ex presidente Roosevelt, George W. Bush, Kissinger, John F. Kennedy, Mark Zuckerberg, Matt Damon y Natalie Portman.

  • BOOTH SCHOOL OF BUSINESS

Esta escuela de negocios situada en Chicago tiene el honor de haber tenido entre sus alumnos a ochenta y cinco premios Nobel y además, fue la primera en crear un Executive MBA Program y un doctorado en Negocios.

universidad booth

Fue creada en 1898 y fue renombrada en 2008 tras la donación de 300 millones de dólares de su antiguo alumno David G. Booth. Es el tercer centro educativo estadounidense que más donaciones recibe por detrás de Stanford y Harvard.

Entre sus antiguos alumnos, además de premios Nobel, hay directores ejecutivos de multinacionales o presidentes de grandes compañías, entre las que podemos encontrar a Ebay, Oracle, IBM, Google, United Airlines, Domino’s Pizza, Global Hyatt Corporation, Chevron o Harley Davidson.

  • WHARTON SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF PENNSYLVANIA

Fue fundada en 1881 por Joseph Warton con el objetivo de impartir una educación liberal y en la actualidad está considerada como una de las mejores escuelas de negocio del mundo, además de que se distingue por la facilidad con la que su alumnado consigue encontrar trabajo dada su fama.

universidades wharton

Si disponemos de alrededor de 80.000€ podríamos pensar acercarnos a alguno de estos campus, aunque también hay becas a las que se podría acceder si no nos hubiera tocado la lotería.

25Nov

Cómo hablar con un profesor para que nos suba la nota

Los primeros meses en la etapa universitaria suelen ser los más complejos, ya que los estudiantes deben acostumbrarse a lidiar con asignaturas, profesores y ambientes a los que no están acostumbrados.

Uno de los más clásicos problemas es tener que hablar con un profesor para pedirle una revisión de la nota de un examen o de un trabajo y que en ocasiones por no hacerse de forma adecuada no se consiguen los propósitos. Por eso, desde la mejor residencia universitaria en Valencia, el Colegio Mayor Ausias March, te aceramos uno de los trucos y consejos imprescindibles para universitarios. LEER MÁS

21Nov

Siete cosas que echarás de menos cuando NO estés en la universidad

Todos los que hemos ido a la universidad tenemos un recuerdo irrepetible que durará para siempre. Además, ahora somos conscientes de ciertas cosas que durante ese tiempo no sabíamos y que pasados los años, nos hacen apreciar más esos instantes en la facultad. No queremos pecar de románticos, pero no sabemos si podremos evitarlo.

  • Aunque ahora mismo quienes están cerca de prepararse para los exámenes del primer cuatrimestre no se lo puedan creer, luego se echa de menos ese tipo de presión. Es mejor estar esforzándose en uno mismo en dos momentos durante el año que trabajar y luchar cada día por hacer bien el trabajo para pagar las facturas. Desde luego que estudiar puede ser algo muy duro y está en juego el futuro, pero después la vida laboral es una lucha diaria. Aunque creáis que es imposible echarlo de menos, más de uno preferiría volver a los exámenes y olvidarse de lidiar con su jefe.

  • La concepción de la amistad cambia mucho. Durante la universidad sentimos que tenemos cientos de amigos y los planes se nos amontonan, tanto que a veces no sabemos qué hacer para llegar a todo. Después esto cambia, ya que nuestros amigos no están cada día en clase y para vernos cada vez hay que hacer más esfuerzos. Además, la madurez convierte la amistad en algo diferente, más complicado de conservar y aunque no lo creáis, más extraño. Lo hermoso es que tenemos pocos amigos, pero muy buenos. Se echa de menos sentir que tienes muchas almas gemelas, en vez de tres o cuatro en el mejor de los casos.

  • No hay nada como salir un jueves, ir el viernes a clase y sentirse con la energía suficiente como para volver a salir esa misma noche. No hay nada que te detenga, si te frenas es porque no tienes más dinero que gastar. Esa energía arrolladora es irrepetible y cuando pasen los años, las resacas no os durarán horas, sino días. Y seréis incapaces de salir más de un día seguido, por muchas ganas que tengáis. Aprovechad mientras el cuerpo os de tanta energía, ¡luego se acaba!

  • Cuando uno es joven hace amigos enseguida, ¡no para de conocer a gente nueva! Entre la universidad, los del colegio, los que traen unos y otros, las cenas, las fiestas… es sencillo conocer a mucha gente, conectar y que surjan amistades. Pasados los años, todo eso se tranquiliza y a no ser que cambiemos de trabajo o de ciudad, cuesta mucho conocer a otras personas. Y no, las redes sociales no ayudan.

  • Hilando con el punto anterior, es mucho más sencillo entablar relaciones amorosas, conocerse, enamorarse, tener líos esporádicos… A cierta edad todo el mundo está predispuesto y se comprende que es lo que toca hacer. Cuando pasan los años, es más difícil y la gente soltera que quiere tener pareja está muy harta de los fracasos sentimentales y de no encontrar a su media naranja perfecta, por lo que no están tan receptivos como años atrás.

  • Es posible que creas que para ti estudiar es un mundo. Que necesitas muchas horas para que te cale determinado tema y que has pasado un tiempo infinito antes de considerar que te has aprendido el temario de una asignatura. Eso es porque no sabes lo que cuesta volver a estudiar pasada cierta edad. La plasticidad del cerebro no es la misma a los veinte que a los treinta y qué decir de los cuarenta. El esfuerzo se multiplica de forma exponencial conforme pasa el tiempo, ¡por eso es tan importante que ahora os apliquéis! Luego asimilar un nuevo idioma es una tarea titánica. Aprovechad el tiempo y aprended todo lo que podáis.

  • Mientras estudiamos, da la sensación de que nunca acabaremos la universidad. El futuro está muy lejos, las preocupaciones y responsabilidades, más aún. Pero cuando te llega la carta de invitación a la ceremonia del décimo aniversario de tu graduación se te ponen los pelos de punta. No es que el futuro esté muy cerca, es que el pasado está muy lejos. Nos comenzamos a sentir mayores y el entorno nos puede comenzar a presionar para que asentemos la cabeza y aseguremos nuestra vida, si es que no lo hemos hecho ya. Aterrador.

Todo esto es para recordaros una vez más que estáis viviendo una etapa genial. Vuestra edad, el entorno, los amigos, el amor, las obligaciones, todo es irrepetible. Disfrutadla, no os amarguéis por tonterías y vivid al máximo sin perder de vista vuestros deberes.

18Nov

Nueva sala de estudio en el Colegio Mayor Ausias March

Seguro que cuando durante la Navidad, cuando os reunís con vuestra familia más cercana, quien se encarga de preparar la cena se afana al máximo. Es probable que alguien le diga que no hace falta que se esfuerce tanto en cocinar, que no hay que gastar mucho dinero y que con cualquier cosa basta. Pero no habrá nadie que convenza a esa persona de que no hace falta dedicar horas y esfuerzo a hacer la cena perfecta.

Ese ánimo por ofrecer lo mejor a los nuestros, por considerar que cualquier cosa es poca para lo que se merecen, se parece a lo que a nosotros nos impulsa. En el Colegio Mayor Ausias March somos conscientes de la responsabilidad que tenemos sobre nuestros hombros.

Es el bienestar de nuestros colegiales nuestro valor más preciado y no hay esfuerzo suficiente para poder conseguir lo que nos gustaría darles. Es por ello que intentamos mejorar nuestras instalaciones y conseguir ofrecer más y mejor cada año.

Esta vez ha sido el turno de la sala de estudios. Es la carrera universitaria de cada uno de nuestros estudiantes lo que está en juego y el motivo por el cual están alojados con nosotros, que saquen el mayor rendimiento posible en las condiciones más favorables.

Por ello hemos querido invertir en mejorar la sala de estudios para que las horas que tengáis que pasar allí sean lo más cómodas y llevaderas posible. Tenéis cincuenta puestos de estudio, espaciosos y creados para que os concentréis al máximo.

El relajante color verde de las paredes, pintado en tonos que van del más intenso al más apagado, seguro que atraen vuestra mirada en más de una ocasión mientras os intentáis sumergir en los apuntes.

Hemos dispuesto enchufes para que podáis cargar vuestros portátiles mientras estudiáis y también tenéis WIFI para conectaros a Internet si necesitáis documentaros para algún tema.

Disponéis de dos fotocopiadoras a vuestro servicio y comodidad y una iluminación clara y directa que sin duda favorecerá vuestras jornadas de estudio.

Esperemos que resulte de vuestro agrado, ya que nuestra primera y única intención es conseguir crear el colegio mayor ideal que siempre habéis imaginado.

12Nov

Residencias de estudiantes como escenarios de cine: ¿Te imaginas en estas películas?

Muchas veces reflejamos en las listas de nuestras películas favoritas cosas que nos gustaría tener en nuestras vidas, experiencias que anhelamos o nuestros más locos sueños. Así al verlas nos abstraemos, idealizamos e imaginamos lo que podría ser, quizás si el mundo fuera distinto, quizás si nosotros fuéramos un poco más valientes.

Algunos de vosotros cuando os despertáis por la mañana veis a vuestro alrededor las paredes de vuestra habitación en el Colegio Mayor Ausias March, una residencia de estudiantes que podría ser escenario de cualquier película imaginable (vale, para hacer Transformers o algo así necesitamos un poco más de presupuesto).

¿Qué películas desarrolladas en residencias de estudiantes podéis recordar? A nosotros nos han venido a la cabeza tres, de muy diferentes épocas y temáticas, pero desde luego reconocibles.

El punto en común que tienen las tres es que vivir en una residencia de estudiantes fue clave para el desarrollo de la trama y para la historia, más o menos ficticia, que viven los personajes.

Por ejemplo, ¿habéis visto ‘La red social’, film basado en la creación de Facebook? Esta película de 2010 dirigida por David Fincher y protagonizada por Jesse Eisenberg, Andrew Garfield y Justin Timberlake fue una pequeña revolución en su momento por escenificar la complicada personalidad de Jesse (Mark Zuckerberg en la realidad) y la gestión de la red social más famosa del mundo.

residencias la red social 01

La película se desarrolla en parte en la residencia de Harvard (Estados Unidos) donde estudia Jesse y junto con su compañero de cuarto genera un algoritmo de ranking para valorar a las compañeras de la universidad tras haber extraído sus nombres y fotos de la página web de la facultad.

Es en su habitación donde el plan comienza a tomar forma y a progresar, no sin ciertas traiciones y problemas con el entorno de Harvard. El resto es historia.

residencias la red social 02

Otra de las películas que se desarrollan en una residencia es ‘El Club de los poetas muertos’, una cinta estrenada en 1989 y protagonizada por el ya fallecido Robin Williams y unos jovencísimos Ethan Hawke, Robert Sean Leonard, Josh Charles y Hale Gansen.

La película se desarrolla en la academia estadounidense Welton a finales de los años cincuenta y tiene como primer impacto la llegada del profesor John Keating, un maestro de literatura muy diferente a lo que los alumnos de esta antigua y rígida academia están acostumbrados.

residencias poetas muertos 01

El descubrimiento de la poesía, la belleza y la sensibilidad despierta en este grupo de adolescentes algo que es complicado de apagar, la pasión y la curiosidad por el libre pensamiento, algo que no encaja con la residencia.

Los jóvenes tienen en sus habitaciones el refugio en el que reunirse, conocerse, hablar y descubrir un universo nuevo que pronto se les queda pequeño.

residencias poetas muertos 02

Por último, nos hemos acordado del personaje literario y cinematográfico Harry Potter, que quizás viva en una de las residencias de estudiantes más increíbles de la gran pantalla. La recreación de Hogwarts a partir de los libros de la saga fue muy aplaudida y más de uno desearía que su vida estudiantil se desarrollara allí.

La primera novela sobre este personaje se publicó en 1997 de la pluma de J. K. Rowling y la primera película se estrenó en 1999, con los protagonistas Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson al frente.

residencias hogwarts 02

En las películas que componen la saga, un jovencito Harry Potter descubre que tiene poderes especiales y que su destino es más importante del que jamás hubiera creído. Durante su formación en Hogwarts conoce a otros estudiantes que le ayudan a acercarse más a sus objetivos.

residencias hogwarts 03

Pero la magia tiene caminos que la razón no entiende y por ello la vida de Harry Potter se complica hasta límites insospechados mientras la amenaza de Voldemort se cierne sobre el mundo.

Sin duda, otro ejemplo más de cómo una residencia de estudiantes puede ser un lugar de cine para vivir durante la etapa universitaria… Quizás la vida de alguno de vosotros llegue alguna vez a la gran pantalla y tengamos que dar permiso para que graben ciertas secuencias en el Colegio Mayor Ausias March, ¡id pensando quién queréis que os interprete en el cine!