clock-946934_960_720

Cambio de hora 2016: cómo afrontar el cambio en nuestra rutina

Estamos ya asentados en el otoño, la época de lluvia, hojas de árboles cayendo y del cambio de hora. Y es que tal y como hicimos el pasado marzo, se acerca el momento de volver a mover las agujas de nuestros relojes. No obstante, esta vez el cambio será hacia atrás y no hacia adelante, como ocurrió en la madrugada del 26 de marzo.

Así es, para aquellos despistados que aún no se hayan enterado y no quieran llegar demasiado pronto al lunes a clase o al trabajo, el próximo domingo 30 de octubre nuestros relojes darán marcha atrás una hora. Como siempre, ocurrirá de madrugada de modo que a las 3:00 am volverá a ser la 2:00 am.

¿Y este cambio de dónde surge?

La decisión del cambio de hora proviene de 1976 y su función principal es intentar reducir el consumo de energía. Se busca alargar el atardecer de modo que se necesite menos electricidad para estar iluminados.
Además no creas que solo España cambia de hora, lo hace Europa entera. De hecho, esto está regulado por un decreto real del 19 de diciembre de 2001 basado directamente en la directiva europea 2000/84/EG del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea del 19 de enero de 2001.

Está claro que con esta vuelta al reloj se ahorra energía, pero…¿afecta a nuestro organismo de forma negativa?
Este pequeño cambio puede generar problemas parecidos a los del ‘jet lag’, puesto nuestro reloj interno se puede ver afectado.

Por un lado, podemos experimentar problemas de sueño, ya que al alterar nuestra rutina puede que descansemos menos. Un menor descanso significa en muchas ocasiones irritación, cansancio y mal humor.

Nuestro ánimo también puede verse afectado. Como ya hemos dicho, la irritabilidad puede apoderarse de nosotros a causa del cambio, esto puede provocar un estado de ánimo bajo y la persona puede incluso sentirse ansiosa o depresiva.

Otro inconveniente derivado de modificar la hora es nuestro rendimiento intelectual y físico. Todo lo que hemos comentado con anterioridad puede ocasionar sensación de fatiga y mayor dificultad para la concentración intelectual.

Para que todo esto no te ocurra, desde el Colegio Mayor Ausias March, tu residencia de estudiantes en Valencia, queremos darte algunos consejos para que vuelvas del fin de semana con toda la energía y ganas de empezar la semana.

Aprovechando que el cambio cae en fin de semana, un pequeño truco que podemos llevar a cabo es realizar varios días antes la marcha atrás a nuestros relojes. Aunque vivamos varios días unos minutos atrasados, nuestro cuerpo se ira acostumbrado de forma más paulatina a los nuevos patrones de sueño y comida y no coincidirá con la vuelta a la rutina.

Además recomendamos que no intentes cambiar tu rutina con medicamentos o cambios en el sueño que ayuden a recuperar el sueño ‘perdido’. Y es que precisamente esto no mejorará la situación, sino que puede hacer incluso más larga la adaptación. Si quieres conseguir energía adicional lo mejor es hacerlo de forma natural, como alimentos con vitaminas, el sol o tener en cuenta nuestra hidratación.

Por último, a menos que sea estrictamente necesario, evita el consumo de cafeína. Y es que aunque creamos que nos ayuda, se trata de un excitante que puede alterar incluso aún más nuestro sueño y afectar de forma negativa nuestro humor.

Deja un comentario