cuaderno-abierto-realista-con-la-pluma_279-4893

Consejos para superar el curso universitario con éxito

A veces comenzamos un curso nuevo y sabemos que va a ser especialmente duro. Pues es bien conocido que en las carreras universitarias hay ciertos cursos en los que necesitamos darlo todo para obtener los resultados que necesitamos.

¿Cómo se consigue afrontar un curso complicado? La respuesta es simple, pero llevarla a cabo no es tan sencillo. La palabra clave es la planificación.

Existe un elemento clave para la planificación del curso. Para algunos es tedioso y para otros es su tabla de salvación. Como muchos ya habréis adivinado, se trata de la agenda.

Así como hay personas acostumbradas a emplearla cada día, otros la tienen y no suelen mirarla. Pero es altamente recomendable acostumbrarse a volcar todas las tareas que nos inquietan en ella, para poder olvidarnos hasta que llegue el momento de llevarlas a cabo. De este modo liberamos nuestra cabeza de pensamientos inútiles (que ya hemos apuntado en la agenda) para dedicarnos de lleno a lo que toca en ese momento.

El año es muy largo, por lo que a simple vista organizarse parece fácil. Sin embargo, al comienzo del curso es importante apuntar todas las fechas clave. Las que tienen que ver con el entorno académico y las que no: revisiones médicas, BBC (bodas,bautizos y comuniones), días de vacaciones, visitas, exámenes, entregas, prácticas, tutorías…siempre priorizando de más a menos importantes y valorando el tiempo que consumirá cada una de ellas.

Una vez tenemos claros los hitos y fechas clave, es conveniente hacer un horario en el que se reflejen todas las actividades semanales que se van a repetir semana tras semana, siendo realista y siempre calculando los tiempos de la forma más precisa.

Para la elaboración de un horario objetivo es necesario que nos formulemos una serie de preguntas ¿A qué hora del día me concentro más? ¿Es preferible para mí empezar con lo más sencillo y terminar con lo más complejo o al revés? ¿Qué cosas me distraen más y a qué hora suceden?

Una agenda no está hecha sólo para apuntar lo referente a lo académico. Es conveniente apuntar fechas que nos hacen felices para que nos incentiven al mirarla a menudo: cumpleaños, fiestas, viajes… serán premios que recibiremos una vez veamos el resto de tareas semanales tachadas, lo cual, si uno se acostumbra a llevarlo a cabo, es realmente satisfactorio. No es necesario que sean eventos demasiado especiales, pues salir de compras, ir al cine o cenar con los amigos pueden ser recompensas estupendas tras una dura semana.

Un consejo útil para la la planificación es darte un margen de seguridad con los tiempos. Puede que acabes la tarea en dos horas, pero planifícala para dos horas y media. Nunca se sabe la llamada inesperada que puedes recibir y el recado que no esperabas hacer hasta el día siguiente se puede volver urgente: pueden pasar miles de cosas que interrumpan tu trabajo.

Por último, dormir las horas que necesitas, tomarte tus descansos entre tareas o saber decir que no a unas cosas para priorizar otras son otros consejos útiles para comerte el curso con patatas y ser la envidia de tus ojerosos compañeros.

Deja un comentario