distraccionesestudio-colegiomayor

Las distracciones más comunes: Yo quería estudiar pero…

Cuando llega el mes previo a los exámenes es el momento en el que nuestros apuntes (pasados ya a limpio o no) nos van a facilitar mucho las cosas de cara a los exámenes. Pero este artículo no lo hemos escrito para describir lo que nos facilitará el estudio, sino todos los factores que nos lo van a poner difícil.

En este post os vamos a contar las situaciones más comunes de distracción durante el estudio y cómo evitarlas para que no interfieran en los mismos.

El espíritu de la pulcritud nos invade

¿no te ha pasado nunca que en el momento en el que te vas a poner a estudiar te das cuenta de que tu habitación está más sucia y desordenada que nunca? ¿Qué ya es hora de recoger todos los minilápices que has ido almacenando y crear una colección? suele pasar que nuestra época de exámenes suele coincidir con nuestra temporada más pulcra.

¡Pero debes de luchar contra el espíritu de la pulcritud! cada uno sabe mejor que nadie que cuando es el momento de estudiar no es el momento de limpiar, por lo que lo mejor que puedes hacer es, si te sientes incómodo estudiando en medio del desorden, dedícate un rato a dejar el cuarto despejado antes del momento del estudio, sí, ese momento en el que solamente debes ESTUDIAR.

Organizar tus horas de estudio NO es estudiar

Uno se siente cumplidor y responsable cuando se hace un calendario de horas de estudio, una planificación día/temas, pero cuidado, que a veces se nos va de las manos y dedicamos más tiempo a las planificaciones que al propio estudio.

La comida…que gran pecado: uno de los grandes peligros cuando estudiamos es el hambre falsa (o no tan falsa) que nos entra cuando nos hemos aprendido el primer tema del día. Nunca está de más darse un pequeño premio cuando finalizamos el estudio (chucherías, chocolatinas, piscolabis…), pero siempre que hayamos terminado de aprendernos lo que nos toca para hoy, pues si no, puede que aprendamos más sobre los ingredientes del Kinder Bueno que sobre lo que de verdad nos atañe.

Las notificaciones de Redes Sociales

Que tu amiga Sonia y tu primo Jose hayan publicado algo en Facebook es totalmente irrelevante durante tus horas de estudio. Que alguien haya creado un evento para un cumpleaños este fin de semana es algo que no necesitas saber mientras estudias las hormonas y su función. Desconecta el ordenador, la tablet y todo lo relacionado con las Redes Sociales mientras estudias o aprenderás más sobre John Travolta que sobre las hormonas.

examenes testEsa visita que “no esperabas”

¡Atención señores y señoras! ¡Voy a estudiar 3 horas! Encárgate de que todo el mundo lo sepa antes de que comiences con tu estudio, porque si no durante tu momento de concentración la Ley de Murphy te arruinará el estudio y de repente todo el mundo querrá saber a qué gimnasio vas, dónde has comprado el último trapito y cuantos cubatas te bebiste el viernes.

La peligrosidad de las ventanas

Las ventanas… esos espacios que nos abren a un mundo nuevo que no conocemos, SOLO cuando tenemos que estudiar. Que si el vecino ha adoptado un perrito, que si el barrendero no lo está haciendo suficientemente bien, que si la señora del tercero se ha echado un nuevo novio… de nuevo, información irrelevante para nuestro estudio. Aunque estudiar con luz natural es totalmente recomendable, asegúrate de que tu ventana da al deslunado o estás perdid@

 

Ese smartphone del demonio…

Pero si le he quitado el sonido -dirán muchos- pero esa sugerente vibración / lucecita que sale de nuestro teléfono significa que alguien requiere nuestra atención ¡No! ¡Insensato, no caigas en la trampa! ¿No te das cuenta de que es una conspiración para que no estudies? el móvil durante el estudio, cuanto más lejos, mejor. Cuando termines sabes que vas a tener barra libre de teléfono, así que no te ansíes, que todo llega.

Cuidado con la biblio

Si vas a la biblioteca (sí, esa jungla de cristal en la que las mujeres van con tacones y los hombres se perfuman como si fuesen a la gala de los Óscar), ficha tu sitio antes de ponerte a estudiar: un sitio tranquilo, en el que si coincides con más gente (algo más que probable en época de exámenes) puedas asegurarte que son las personas adecuadas como compañeras de estudio.

1-1251554604ir6K

Sin embargo, si ese día no es tu día, poco vas a hacer. Necesitas el mood adecuado para estudiar, como todo hijo de vecino, y un día malo lo tiene cualquiera, lo preocupante es cuando ese mood nos viene cada día. Si un día te encuentras más desconcentrado de lo normal, no te asustes; tampoco te emociones haciendo planes. La solución es simple: ponte a escribir. No es necesario estar concentrado para escribir y reescribir lo que tienes que aprenderte hoy. Tal vez no memorices, pero te acordarás de la mayor parte de las cosas casi sin darte cuenta.

En el Ausias conocemos muy bien estas problemáticas, las vivimos durante todo el año. Es por ello que debes fiarte de los sabios como nosotros que siempre te cuentan la verdad.

Deja un comentario